El arte del Bunraku

por Carmen Luz Maturana

Foto: Degami Minoru

El Bunraku japonés es un arte teatral, es decir, acción escénica, música, actuación, vestuario, iluminación, público observando, literatura dramática: es un hecho artístico socialmente compartido, un discurso visual, auditivo y literario. Al mismo tiempo, es una prueba de cómo una tradición artística puede aspirar a ser comprendida de manera universal.

Las marionetas en Asia se originaron en una antigüedad remota. Aparecieron como creaciones materiales mucho antes que los géneros teatrales que ahora las incluyen. Bebieron en sus orígenes de las mismas fuentes que la religión. Fueron introducidas en Japón durante las dinastías chinas Sui, a fines del siglo VI, y Tang, entre los siglos VII y X. En China tuvieron un origen que se remontaría hasta los ritos funerarios.

Respecto de los orígenes del Bunraku, sabemos que en el Japón antiguo el uso de marionetas manipuladas por jóvenes sacerdotisas en los templos estaba condicionado por propósitos religiosos, en un nexo estrecho con las divinidades y las creencias folclóricas. Aún no eran consideradas un arte escénico como tal. Si fin era transmitir oraciones o como un medio para establecer un nexo con las divinidades, dentro de un uso ritual en los santuarios.

En el siglo VIII, durante el periodo Heian, existían titiriteros ambulantes llamados kugutsumawashi. Recorrían el país actuando y mostrando sus espectáculos de marionetas. Eran artistas populares e itinerantes, pedían donaciones en las casas y en los lugares donde se presentaban. Los actores manipulaban dos marionetas sobre un escenario, que consistía en un pequeño teatro colgado del cuello y de los hombros, el que además, por su tamaño, les permitía moverse en busca de distintos tipos de público cuando no estaban actuando.

El contenido literario del Bunraku se conoce como joruri. El nombre joruri procede de una de las primeras y más populares obras narradas recitadas en este estilo de narración oral, una leyenda de amor entre un guerrero y una bella dama, Joruri. La forma narrativa se inició gracias a la influencia de músicos, también itinerantes y callejeros, que amenizaban la recitación con un instrumento musical, un laud o biwa.

Los títeres y la recitación se unieron a fines del siglo XVI para formar un arte que se denominó ningyo joruri, adoptando un estilo mucho más refinado. A principios del siglo XVII la fusión del arte del titiritero con la recitación y el acompañamiento musical del shamisen adquirió una gran reputación y estima en el público, llegando a existir patrocinios a los artistas de parte del shogun y otros líderes militares. Las obras trataban temas legendarios y heroicos, del gusto de los espectadores.

En Osaka, ciudad de comerciantes a fines del siglo XVII, se inició la era dorada del ningyo joruri, (ningyo significa muñeco) el cuál es acompañado por la recitación o narración del joruri. género se desarrolló con firmeza.

La representación visual del Bunraku tal como lo conocemos hoy es rica en signos, conformando una realidad que nada tiene que ver con el realismo y la pretensión de mímesis exacta. Por el contrario, el Bunraku pueden presentarnos una realidad extraña, acentuada en este último caso por el uso de las marionetas, pero tan sugerente que seduce a los sentidos y refleja la humanidad universal en la actuación emotiva que puede llegar a alcanzar.

Las marionetas del Bunraku están básicamente compuestas por un cuerpo, brazos, piernas y también por kimonos sin piernas. La cabeza, los brazos y las piernas son separables y se insertan en el torso de la marioneta. La delicada cabeza les da vida. Las marionetas más complejas abren y cierran los ojos, los mueven, levantan y bajan las cejas, pueden abrir la boca. Lo más sorprendente es cómo logran cambiar sus expresiones. Por medio de la unión entre la técnica y la actuación se logra que afloren las expresiones emotivas. Todo esto por un sistema de hilos y mecanismos desarrollados dentro del torso y la cabeza, así como por la habilidad del actor para usarlos al servicio de la escena y la actuación.

Las marionetas del Bunraku son de un tamaño que puede ir desde la mitad a dos tercios del tamaño natural de una persona, y se ensamblan en todos sus componentes: la cabeza tiene una empuñadura que controla los hilos para mover los ojos, la boca y las cejas. Esta empuñadura está relacionada también con los hombros. Las marionetas femeninas tienen a menudo caras más fijas, y como sus largos kimonos cubren completamente la mitad inferior de sus cuerpos muchas no necesitan tener piernas.

Se usan aproximadamente 70 tipos de cabezas de marionetas diferentes clasificadas en diversas categorías, tales como jóvenes solteras u hombres jóvenes y vigorosos, por ejemplo. Cada cabeza se utiliza habitualmente para diversos caracteres, aunque se hace referencia a ellas con frecuencia por el nombre del papel en el que aparecieron por primera vez.

La visualidad del Bunraku y su perfección técnica es potente y seductora, no cabe duda, pero creo que el nexo que se produce con los seres humanos, no importa su cultura, se da en el plano escénico, que está en función de las emociones intensas que por momentos podemos llegar a sentir, aún cuando no seamos capaces de entender lo que se dice lingüísticamente.

La contradicción emotiva que pueden presentar las marionetas las humaniza y a la vez las universaliza, las vuelve dialógicas; nos representamos en ellas, aunque no comprendamos a cabalidad el sistema cultural donde están inmersas. Es quizás ese, el punto de unión de la belleza escénica con la emocionalidad, lo que nos universaliza como seres humanos.

Más allá de las diferencias culturales, nos vinculamos en un mismo plano, el de las emociones que logran ser universales. En relación con el hombre, dice Bajtín (304), el amor, el odio, la compasión, la ternura y toda clase de emociones son siempre dialógicas, se dan en el aspecto social, forman parte de un hecho socialmente compartido.

Bibliografía:

– Estética de la Creación Verbal . M. BAJTÍN. Siglo XXI Editores – México 1982

– “The Dolls of Bunraku”. R. Barthes. Diacritics, Vol. 6, No 4, pp 44-47 1976

– Bunraku – Um Teatro de Bonecos. Sakae M. GIROUX , SUZUKI Tae. Editora Perspectiva – São Paulo. 1991

– Os Teatros Bunraku e Kabuki – Uma Visada Barroca. Darci KUSANO. Perspectiva – São Paulo. 1993

– El Alma Colectiva del Bunraku. Óscar COSSÍO. Universidad Nacional Autónoma de México – México 1991

Masterpieces of Japanese Puppetry – Sculptured Heads of the Bunraku Theatre SAITO Seijiro , YAMAGUCHI Hiroichi , YOSHINAGA Takao. Charles E. Tuttle and Co. – Rutland, Tokyo 1958

– Backstage at Bunraku – A Behind-The-Scenes Look at Japan’s Traditional Puppet Theatre. Barbara Curtis ADACHI , Joel / SACKETT. John Weatherhill Inc. – New York / Tokyo 1985

– Bunraku – Japanese Puppet Play. WATANABE Yoshio. Japan Photo Service – Tokyo 1939

– Bunraku – Japan’s Unique Puppet Theatre. HIRONAGA Shuzaburo , D. WARREN-KNOTT , MIMURA Koichi. Tokyo News Service Ltd. – Tokyo 1964

– Bunraku – The Art of the Japanese Puppet Theatre. Donald KEENE , KANEKO Hiroshi. Kodansha International Ltd. – Tokyo 1974

– Bunraku – The Japanese Puppet Theatre. Donald KEENE , Lincoln KIRSTEIN , KANEKO Hiroshi. Dunetz & Lovett – New York. 1966

– Bunraku – The Puppet Theater. TSURUO Ando. Walker-Weatherhill Inc. – New York / Tankosha  Kyoto 1970

– Masters, Disciples, and the Art of the Bunraku Puppeteer’s Performance. UENO-HERR Michiko. University of Hawai 1995

– The Bunraku Handbook – A Comprehensive Guide to Japan’s Unique Puppet Theatre with Synopses of all Popular Plays. HIRONAGA Shuzaburo. Maison des Arts Inc. – Tokyo 1976

– The Voices and Hands of Bunraku. Barbara Curtis ADACHI. Kodansha International Ltd. – Tokyo 1978

– Bunraku et Opera dei Pupi – Techniques et Perceptions (Thèse). Delia CENTONZE. Université de Paris III, Sorbonne Nouvelle – Paris 2008

– Bunraku – A History of Japan’s Puppet Theater together with the Stories of its Plays. HIRONAGA Shuzaburo. Bunrakuza Theater – Osaka 1959

Disponivel originalmente em: La Hoja del Titiritero aqui!

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: